Manual de Instagram: la red social por la que Facebook pagó mil millones de dólares

  • Comentar
Pincha sobre la imagen y descárgate el manual

Estaba todo inventado. Flickr llevaba años siendo la herramienta preferida para todos aquellos que querían tener sus fotos online, permitiendo compartirlas con los demás. Picasa  había también ganado su espacio y muchas personas la utilizaban de manera similar. Facebook, desde su aparición, había hecho esfuerzos claros para que cualquier persona pudiera compartir fotografías desde sus perfiles y además identificar a otros, aumentando así su capacidad de llegar a más gente. Twitter permitía compartir fotos que se realizaban desde el smartphone de una manera inmediata, haciéndola llegar sobre la marcha a las personas que nos seguían… Estaba todo inventado.

Pero dos chicos, Kevin Systrom y Michel Krieger, no pensaban lo mismo. Su proyecto Burbn, una red social basada en check-in, terminó enfocándose en compartir fotografías. Y así nació Instagram, con una característica básica: estaba enfocado a movilidad y a su uso sobre smartphone. Además, su modelo de uso es el ya conocido, tomar una foto para compartirla a continuación, pero en la ecuación entra en juego algo no visto hasta ese momento en el mismo conjunto: la posibilidad de aplicar un filtro de la manera más sencilla posible, pero con resultados sorprendentes. Para mucha gente, que jamás se había acercado a una cámara de fotos “tradicional”, se abre desde ese momento la sensación de estar tomando fotos que gustan al resto de la gente. Para conseguir el mismo resultado hasta el nacimiento de Instagram había que emplear mucho más tiempo y esfuerzo, además de tener un conocimiento claro de la técnica fotográfica.

¿Pero qué lugar hay para las empresas en Instagram? Si damos un rápido repaso por la lista que publicó Business Insider en junio de 2012, tendremos un buen repertorio de ejemplos de uso por empresas muy diferentes: Puma, Playboy, Red Bull, NH Hoteles… todas ellas comparten un objetivo: estar más cerca de sus fans mediante un lenguaje sencillo e imbatible, la imagen -cuya facilidad para compartir y comentar es lo más reseñable-.

¿Qué puede hacer una marca en Instagram? Lo más habitual es darle la posibilidad a los fans y seguidores de ver de manera más personalizada e íntima la oferta de productos. O en otras casos, humanizar aún más la marca trasladando detalles que habitualmente no se comparten a través de los canales habituales. Pero sobre todo, invitar a los seguidores a crear y compartir fotos, participando en acciones, concursos, hashtags, todo aquello que les hace sentirse parte y recibir un reconocimiento por ello.

En definitiva, hay una oportunidad para construir un contenido reseñable en Instagram como muchas marcas están haciendo ya. Una herramienta muy sencilla de usar pero que proporciona un gran alcance y vinculación.

Tiempo de analizar cómo.

Introducción por Juan Luis Polo

Lee el resto de posibilidades que Instagram te ofrece, descargando el MANUAL DE INSTAGRAM